martes, 28 de diciembre de 2010

El último vals

Quiero armar una cortina de lágrimas

Antes de olvidarte,

Quiero dormir aferrada a tus fotografías

Antes de quemarlas en el fuego de

Mi olvido.

Bailar con tus fantasmas por última vez,

Ahogarme en mi locura, en el

Delirio de tu ausencia,

Quiero embriagarme de tu desprecio

Para odiarte como al invierno,

Para sentir cada lágrima

Para rendirme a esta sentencia

Y que de ti sólo quede el

Reflejo del último vals.

Ya no me verán siguiendo tus pasos,

De mi boca ya no saldrá tu nombre,

Y estos serán los últimos versos que te dedique,

Ya no habrán desvelos ni sueños contigo.

Diré por última vez tu nombre,

En esta despida invisible,

En este silencio eterno

Aunque de mi sólo tengas mis lágrimas

Y yo te idolatre con una enferma devoción.

Me desprendo de tu cuerpo, de tus ojos,

De tu voz, de tu sonrisa, de tus cabellos,

De tu risa injusta.

Y de ti sólo queda el reflejo del

Último vals.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Dah, Sin título para variar

Se me asoma tu nombre en el

delirio de las mañanas sombrías,

se me asoma al medio día con canciones

de fantasías.

Se me asoma tu nombre en el descontrol de cada

Sueño, en la calma de cada despertar

Se me asoma tan rápido y tan lento,

Tan cielo y tan infierno.

Mi vida se arrastra al costado de tu nombre

Se apega a él para no

Perderte otra vez.

Se me asoma tu nombre con la danza

De cada una de mis palabras,

Con el cantar de cada uno

De mis movimiento,

Entre risas y llantos está tu nombre,

Entre cigarros y copas esquivas está tu nombre.

Me persigue y lo persigo, está en cada paso que

Doy.

Se me asoma tu nombre tan rápido y tan

Lento se me asoma tu nombre

Tan cielo y tan infierno.

No te mueras tanto

No te mueras tanto


Si vas a morir no mueras dentro de mi,
Para que mi voz no sea la culpable de
Tu sangre derramada.

Si vas a llorar que no sea a mi lado,
Para que mis palabras no sean
Las espinas que rompen
Tus ojos.

Si vas a gritar que sea lejos de aquí para
Que mi silencio no sea
La sombra que mate tus sueños.

No te mueras tanto,
No me culpes tanto.
Que tus besos sean mi alimento y no
Mi tortura,
Que tus caricias sean mi cobijo
No nuestro infierno.

No te mueras tanto, mi amor,
Mi buen amigo.
No te lleves contigo los momentos que
No nos dimos,
No te lleves tus ojos verdes que iluminan mi
Andar nocturno.

Es mejor que nos despidamos ahora
No quiero que me culpen por
Tu sangre.

domingo, 10 de octubre de 2010

Terremoto

Esperábamos nuestra muerte

A la luz de las velas, la noche

Abrió la tierra y el día le dio al mar

Un reinado temporal.

Voces digitales manipulaban

Nuestros cuerpos, esa noche llovieron

Copas y muebles,

Se congelaron rutas y viajes.

La oscuridad nos volvió

Polvo y esperábamos nuestra

Muerte con una copa de vino.

Desalojaron las almas

De nuestras casas el mar barrió los

Cuerpos mutilados.

La tierra arrastró el tiempo, se devoró

Los plazos

Nos petrificó detrás de la muralla de fuego.

Estamos esperando nuestra

Muerte, sentados en los píes

Del terremoto.

Las noches de Octubre

Vendí mi cuerpo todas las noches
de octubre,
vendí tu recuerdo en aquellas
bocas mudas y cuerpos de vapor,
apagué el eco de tu sonrisa imposible
en las ganas insaciables de la noche.

En estas noches de octubre vendí
besos por montones, regalé caricias
para vender tu recuerdo
por medio de mis labios, mis manos,
mi cabello, mis huesos.
Todo de mi lo vendí las noches
de octubre para envenenar la llama
de tu veneno imposible.

Vendí mis ganas, todas las
noches de octubre, vendí mis ansias
de ti en labios borrachos, en
labios de sueños bohemios.

He vendido tu recuerdo, todas las
noches de octubre, he vendido estos
labios de piedra para buscar los tuyos
en alguna constelación artificial.

Me vendí para vender tu recuerdo que
nunca fue mio , me arrodillé
a tu amor imposible.

martes, 20 de julio de 2010



Mar llévame contigo,
Mar ahoga mis lágrimas
en tu silencio azulado

Mar llévate me nostalgia con la

Bravura de tus gritos.


Mar, limpia mi cuerpo moribundo,
Mi cuerpo desangrado,
mi cuerpo
Arrodillado
ante tanta soledad.

Mar, Oh mar,
ven y baña mi
Tristeza,
cáusame otro dolor

Para olvidar el daño
Que me acoge.


Derrumba mi cuerpo
en tus orillas
De maravilla,
Posa mi silueta y no me busques,
oh
Mar no me devuelvas a mi realidad,
No me llenes de calma, No me ames,
No me duermas.

Oh mar llévate estas piernas.
Estos brazos que no hicieron más que vagar,
Llévate estos ojos
que no hicieron más

Que llorar,
Llévate esta voz que no hizo más
Que callar.

Oh mar, tómame entera
y hazme desaparecer
En tu horizonte,
no quiero más
Vida que tu infierno,
no quiero
Más vida que tu mar.

Mar llora conmigo e inundemos

De tormenta el vacío de la noche sin
Luna
.
Déjame ser el delirio de tu prefundid
El aire de tus aguas, el fuego de tus hielos.
Oh mar no me llenes de calma.

24 de Febrero del 2010


Cuántos adioses
te darán la partida,

cuántas camas
te harán
la despedida,
cuántos ojos llorarán
al sentir
tu ausencia.


Usaste mi cuerpo y

quizás cuántos más
antes
de partir.
Conociste mi cama
y
otras cosas más.
Cuando no contestabas

estabas despidiéndote
en otro
cuerpo,
caminando en
otra cama
prometiendo
que no habrá un adiós.


En la estación estarás solo
porque yo no estaré velando
tu sombra viajera

y sin mi no existen más
porque en todas tus ninfas
mi cuerpo
se te revela en el silencio..

18 de octubre del 2009.


Él es un lobo al acecho,
cubierto bajo
el incandescente sol,
él es un suspiro momentáneo.
Tan caliente como el estio,

tan peligroso como el fuego
en mis manos.



ÉL es tan sensual que al verlo todo lo olvido,
él es el erotismo,
él es el fuego,
él es como un lobo.
Su cuerpo aún vaga
por
las sombrías calles desoladas,
lo ilumina todo al andar,

va de boca en boca
hechizando
a sus ninfas mendigas.

Yo quiero su cuerpo sobre el mio,

yo quiero ser su loba.

Él es peligroso como el mar en invierno
.

sábado, 17 de julio de 2010

Piel de ángel.


Piel de ángel
déjame caer en ti,
detrás del puente
del
crepúsculo de cada tarde.

Piel de ángel,
rostro de cielo,
dejame posar en
tus
destellos de oro.


Piel de ángel,
cuerpo imposible,
escondamos esta peligrosa pasión,
escondeme detrás
del puente de cada tarde.


Piel de ángel,
cantos de nieve,
voz de placentero invierno.
Ese canto que sale de
tu piel cada tarde
al volver.
Piel de ángel,
voz de primavera
duerme conmigo esta noche.
Piel de ángel, sueños de niño
en cuerpo de hombre.

Piel de ángel,

ojos de cristal

quédate por siempre en
tu pedestal,
tan
alto que no te pueda tocar.

lunes, 21 de junio de 2010

Desvelos

El mar se arrodilla ante la noche boca abajo,
se quiebran esclavos silencios con el aullido
de mi desesperanza

Bailan espinas lujuriosas,

sedientas del ardor de un beso espinado.

Se embriagan los ríos de llantos acuchillados.
Te habla de mi la tormenta agonizante,
el mar en su bravura más pura,,

te habla de mi el silencio del estío,
la nostalgia del invierno.


El día se arrodilla ante la noche
y
sucumben viejas pesadillas
de
la oscuridad ensordecedora.

No podrá matarme de nuevo
no podrá hacerme desaparecer.
La antagonísta de mi novela se arodilla
en su propio lamento,
se pudre en su jaula,
se quiebran sus espejos
y me devuelve el pasado.

martes, 1 de junio de 2010

Querido espejo


Querido espejo.
¿Qué hay detrás del cristal
de tu reflejo?
Es mi sangre escurriéndose en tu falso
empaque,
es mi decadencia,
es este cuerpo arrollado por
sombras moribundas.

Querido espejo, destruye este
reflejo que a matado
los días de sol, destruye
este reflejo embriagado que se
toma mi cuerpo y vuelve
delirio las tardes de lluvia.

Querido espejo.
¿Qué se esconde detrás de tu
cristal?
Es mi pasado queriendo escapar,
son mis manos que un día quisieron matar,
son mis ojos deformados
que un día quisieron mirar,
es esta boca desolada que no supo como callar.

Querido espejo,
¿Quién grita detrás de tu cristal?
Es mi esencia que no se deja de mirar,
es la vanidad que no deja de amar.

Querido espejo,
¿Quién llora detrás de tu cristal?
Son mis ojos cansados de no poder ver,
mis ojos que tiñeron de agua tu cristal,
son mis ojos que caen al ver ese reflejo moribundo.

Querido espejo,
con el filo de mi vanidad,
quiebra el cristal en donde mi

cuerpo se revela.

domingo, 30 de mayo de 2010

V I E R N E S


De tus cantos nacen caricias
indomables.
Tu voz se convierte en piel y recorre
las melodías de mis labios mudos.
La lluvia moja nuestras palabras y
ahoga nuestros pasados. Hoy sólo
fuimos los que nunca hemos sido.

Tu voz recorre
lentamente las cuerdas
de mis labios y con ellos
nacen las melodías más frágiles
envueltas en bravuras
de noche invernal.

Dime,
¿Cómo puedes ver en mi las puertas abiertas?
Dime,
¿Cómo puedes anhelar mi reflejo ahogado
en errores fatales?
Si sólo soy la hoja seca que
arrastra el otoño.

Mátame con la furia de tu
voz encarcelada,
mátame con el delirio
de tus melodías,
Mátame con las cuerdas de tu guitarra,
mátame con tu voz, mátame con tus manos,
mátame con tus besos,
Mátame, pero no me dejes sin tí.


lunes, 17 de mayo de 2010


La luz incandescente de

Mi habitación vigila

Mis movimientos,

Mis miradas,

Conoce mis versos.

El umbral de la puerta no deja

Entrar a nadie que

Estropee mi soledad.

Los muebles hablan entre

Crujidos de frío despertar,

Me quieren atacar,

Me quieren matar en mi propia soledad.

Mis profundas lagunas negras,

Ahora sólo son un negro desierto,

Su agua se las ha bebido

Mi tristeza, mi locura,

Mi delirio.

Soy muerte en la vida y vida entre

La muerte.

Soy viento en el agua y agua en el viento.

Soy amor y odio al mismo tiempo,

Soy un torbellino de dulces sorpresas.

martes, 11 de mayo de 2010

Creen que esta soy yo


Y creen que esta soy yo,
Tan brillante y alocada,
Tan hermosa y espantosa,
Creen que soy la que ríe,
La que baila, la que no ama
A nadie.

Sin embargo soy la que se
Sienta en las cenizas del pasado,
La que le susurra al viento una
Oportunidad para reír,
La que busca en cada rayo
De sol algún amor perdido.

Soy la que se esconde detrás de las
Sombras del ayer,
Detrás de los escombros de la
Luna desolada.

Estoy muerta entre los vivos,
No soy como ellos,
No bebo la sangre
De indefensas hormigas
Voladoras.

Y creen que esta soy yo,
Tan desconcertantemente embriagada
De gozo,
Sin embargo soy la
Sombra de lo que fui.

.-


Dormida en mí

Propia somnolencia,

Atrapada como una mariposa

Sin alas con ansias de libertad.

Deseo jugar entre la nieve caliente,

Entre el mar seco,


Entre tus ojos y tu cuerpo.

Llorando le ruego

Al viento que me lleve con él,

Ya no quiero ser la esclava de sus

Voces quebradas.

Abuso de la botella como

Si fuera mi única salida,

Porque mi alma está muda y mis

Ojos derrochan palabras

Ciegas, inconcientes

De felicidad.

Dormida en mi agonía

Lluviosa,

Arrastrada por sobre el agua,

Arrastro mi sombra en ausencia de mi

Cuerpo desolado.

Tengo el alma muda

Y la cara llena de risa,

Tengo los ojos sordos,

Y mis piernas estancadas.

Soy como la luna,

Que resplandece cuando nadie

Está despierto.

sábado, 8 de mayo de 2010

Nada nuevo bajo el sol

Días como hoy, cuando el clima está perfecto, un lindo sol y un cielo poco contaminado. Es cuando no me dan ganas de salir
Es raro no querer hacer nada, siendo yo tan activa
No quiero ver a nadie, 3 ofertas de carretes para esta noche y nuguno me llama la atención. Hablo poco, como mucho (esta no soy yo) ¿Qué pasa? me pregunta el espejo, mi cuerpo le da la espalda y hace una llamada..... y no contesta nadie ¿Dónde están todos? . Soy la única que se encierra un sábado. Cuando le prometí a mis padres, en Marzo, que cambiaría, que dajaría los vicios, que sería menos hiperventilada y callejera no crei que me resultara. Y aquí estoy.

viernes, 7 de mayo de 2010

La noche mía


Todos ven mi silueta bailando
A lo lejos,
con la copa en la mano

Y un amante a mis píes.

La noche es de mi pertenencia,
el
Día lo duermo.
Mis amantes
se ahogan en mi
Veneno, mueren al instante
Y de ellos sólo quedan cenizas.

Mi cuerpo traspasa la frontera de lo permitido

Y esa copa es mi fiel compañera.
Me adueño de la noche
Como él se adueña de mi cuerpo,
Me adueño de las miradas
y de los
Cuerpos vacíos.

Y detrás del humo de mi cigarro se esconde Mi desolación

jueves, 6 de mayo de 2010

Mi propósito


En la oscuridad suelo

Cambiar tu fachada, entre

Caricias y besos yo iba

Desdibujándote.

Con el primer beso “achiné”

Tus ojos.

Cuando tu cuerpo se montaba

En mis huesos, yo

Disminuía tu anatomía

Cuando tu mano descubría

Mis montañas por debajo

De mi blusa, yo

Cubría de barro tu piel.

Al susurrar mi nombre entre

Silencios y espasmos

Tu voz retomaba

El sonido del lobo

Que espera mi carne

Aún congelada.

Y en la oscuridad, cuando

La pasión le gana a las palabras

Yo cubro tu piel con barro,

Petrifico tus cabellos y te

Cambio por completo.

Me entrego a ti pero

Sin ti,

Me entrego y al

Primer beso te cambio.

Busco en ti a aquel que se negó

Pero me aguarda.

Busco en ti un consuelo

Una excusa para tenerlo a él.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Los encontré en mis cuadernos


I

Te desapareces en mi

Conciente inconciencia

Y renaces del barro ensangrentado,

Rojo de pasión y negro

De dolor.

Como si de tu mirada

Cayeran serpientes, me enveneno

De ansias de poseerte.

Y ahora que ya no eres

Parte de mi sueño

Déjate caer como pájaro

Adormecido.

Que mi sombra errante

Envuelva tu silueta caminante

Hasta que nos volvamos

A encontrar, luego

De no habernos mirado ayer,

Luego de habernos

Ignorado por la eternidad

De nuestra juventud, tómame

Plena y bella

Antes de que se ponga el sol.

Toma mi mano y dibújate que te

Quiero cerca,

Toma mi piel y abrígate,

Que te quiero tener en mí,

Toma mis ojos y llora

Con ellos.

Tómame como el sol

Toma al cielo.

II

Del fuego de tu silueta

Se recoge mi sombra vagabunda

Cansada ya de seguir tu paso

De cenizas.

Del viento se

Alza mi mano y acaricia tu

Mejilla

Y de la traviesa noche

Renace mi cuerpo en reflejo

Del tuyo.

Yo no vivo por ti

Yo no lloro por ti,

Sólo estamos divirtiéndolos un rato

En esta noche eterna.

Del fuego de tu boca

Nace el fuego de mis manos.

Yo me ahogo en tus

Palabras,

Mientras que tú te ahogas

En mis silencios.

¿Cuándo te veré de nuevo?

III

Del humo de su boca

Se dibuja mi nombre y él lo quema

Para alejarme de su ser,

En su copa muerden mis labios y mis

Ojos se queman embriagados

En su veneno.

¿Juntemos el fuego de

Nuestros cuerpos?

Que venga y me embriague de su piel,

Que me ahogue dentro de su aliento.

Tómame joven y no esperes

A mis ojos sangrientos en milenios

Que nunca llegarán

Del humo de su boca

Se desdibuja mi silueta,

Ya no me quiere volver a ver.

La noche de él II

Mi lágrima quedó sepultada

En tu inconciencia,

Tu risa embriagada mataba a

Puñaladas mis sueños.

Y de tu cuerpo sólo emanaban movimientos

Descoordinados, movidos al

Compás de un recuerdo ahogado en una

Botella.

Mis susurros reveladores desaparecieron

En tu mente embriagada,

Los restos de una caricia murieron

En tu piel y el beso del final

Se ahogó en tu olvido.

Tú llorabas lágrimas alcoholizadas,

Yo lloraba, tú gritabas,

Ellos miraban.

Y mi lágrima quedó sepultada en tu

Inconciencia y el beso

Del final se ahogó en

Tu olvido.

Desde esa noche que no he vuelto

A beber, desde esa noche

Que no nos hemos vuelto a ver.

La noche de él


Entre copa y copa se fue

Confesando,

Entre copa y copa me iba matando.

Su cuerpo montado en mi cielo

Y mi cielo en su infierno.

Entre copa y copa él me iba matando,

Él ya no sentía sus piernas,

Yo ya no sentía mi alma.

Yo me ahogaba en su veneno,

Él gritaba al vacío de la noche.

Él se confesaba a las estrellas y sus

Piernas estaban estancadas en mi cielo.

Su infierno era tan grande como su veneno,

Su infierno era invisible

Ante ojos humanos,

Los nacientes rayos de sol

Dejaron ver su cuerpo ausente

De alma, su infierno

Envenenado entre risas y alucinaciones.

Los reflejos del sol

Revelaron mi mirada.

Revelaron mi alma perdida

En su infierno.

.


La brisa que entró por

Mi ventana hizo cenizas mi

Copa roja.

En el suelo mi sangre

Derramada con sabor a vino

Mi cigarro se la bebió

Y mi sombra sangraba mientras

Las fotografías rompían mis manos

Y de ellas volvían aquellos

Personajes, aquellas

Escenas, aquella

Maldad personificada.

La lluvia se hizo fuego,

Mi cuerpo se hizo

Público,

La noche se hizo día

Y mis manos se derritieron.

En su boca rompieron mis

Sueños, y mis

Lágrimas se volvieron

Vino entre sus dientes

Y de mi deseo nacieron

Mis ganas de un olvido,

Con el filo de la copa acuchillé

su sombra.

Tardes de otoño

Sucumben amarillentas hojas del

Árbol de mis recuerd

os.

Caen viejos pétalos de la rosa espinada

De mis pesadillas de antaño,

Se ahogan voces psicópatas en el pantano

Del estío, llorando perdones y

Sangrando traiciones.

Cuerpos titánicos se reducen a palabras

Entre mis dedos,

Despedidas forzadas son el

Agua que rodea este cuerpo de hierro,

Y caen hojas tristes en el otoño

De mi arrepentimiento, en el otoño

Estupefacto de tantos silencios lluviosos.

Se derramaron las noches perdidas,

Desaparecieron las sonrisas y apagaron

Las estrellas.

Me rodea un contorno amarillo,

Me acompañan árboles desarmados,

Dejando caer recuerdos entre mis cabellos

Rojos.

Se suicidaron los momentos vividos,

Se suicidaron las noches mías,

Se suicidaron las copas mías.

El presente me prohibió tenerte, y entre

Moribundos anhelos subterráneos llega

Tu silueta a mi mente.

Sucumben viejas promesas desde el

Centro de la tierra, caen y caen sollozos desde

Los árboles congelados en las

Tardes de otoño marchitas.